Nutrición

Alimentos libres de gluten, huevo, soya y lácteos


Las nueces son alérgenos comunes, pero no contienen gluten, huevos, soja o lácteos.

Jupiterimages / Stockbyte / Getty Images

Las alergias alimentarias, la intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca pueden obligarlo a evitar el gluten, el huevo, la soja y los productos lácteos. Dicha dieta excluye muchos granos y otros alimentos comunes, pero aún puede planificar una dieta equilibrada sin estos alimentos. Elija alimentos sin procesar siempre que sea posible, y lea las etiquetas en los paquetes de alimentos para asegurarse de que no contengan gluten, huevo, soja o lácteos.

Carne, Aves y Pescado

Puede comer todo tipo de carne fresca, aves y pescado en una dieta sin gluten, huevos, lácteos o soja. Estos alimentos proporcionan proteínas y vitamina B-12 de alta calidad. Los pescados grasos, como el salmón, el arenque y las sardinas, proporcionan vitamina D, que ayuda al cuerpo a absorber y utilizar el calcio para favorecer la salud ósea. El pescado puede ser una fuente importante de vitamina D si no consume productos lácteos fortificados con vitamina D. Elimine la grasa visible de las carnes magras y la piel del pollo o pavo de carne blanca antes de cocinarlas.

Granos sin gluten

El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, pero muchos granos son naturalmente libres de gluten. Puede disfrutar de arroz, maíz, lino, amaranto y quinua en su dieta sin ingerir gluten. La avena no contiene gluten, pero pueden estar contaminados con ella. Puede comer avena si su etiqueta indica que no contiene gluten. Para el desayuno, pruebe un cereal de desayuno sin gluten con fruta y leche de arroz o almendras. Para la cena, sirva los camarones salteados con arroz integral o pruebe el pan de maíz sin gluten con frijoles pintos.

Frutas y vegetales

Las frutas y verduras son naturalmente libres de gluten, huevos, soja y leche. Algunas verduras, como el bok choy, las hojas de nabo y las hojas de mostaza, proporcionan calcio, un mineral esencial para desarrollar huesos fuertes. Estas fuentes pueden ser importantes para las personas que no consumen productos lácteos ricos en calcio, como la leche, el queso y el yogur. Elija frutas y verduras frescas u opte por las congeladas sin azúcar o sal añadida.

Legumbres

Excepto por la soya y los productos de soya como el tofu, la leche de soya, el tempeh y el miso, las legumbres no contienen gluten, huevos, soya ni lácteos. Las legumbres, que incluyen frijoles como azul marino, riñón, negro y garbanzo; lentejas y guisantes partidos: son buenas fuentes de fibra dietética, hierro y zinc. Para incorporar frijoles en su dieta restringida, prepare frijoles negros con arroz integral, disfrute de un tazón de sopa de guisantes o haga su propio hummus mezclando garbanzos, jugo de limón, aceite de oliva, tahini y ajo.

Grasas saludables

Los aceites de aguacate, nueces y oliva, girasol, cártamo, sésamo, canola y soja son ricos en grasas saludables y se permiten en una dieta sin gluten, soja, huevos o productos lácteos. Prepare aderezos para ensaladas con aceite de oliva y vinagre balsámico, sustituya la mantequilla por aceite vegetal en productos horneados y use aceite de sésamo o canola en salteados. Sumerja las verduras en guacamole, agregue aguacates en rodajas a las ensaladas y sándwiches, y pique las nueces. Las grasas son ricas en calorías, por lo tanto, úselas con moderación para evitar el aumento de peso no deseado.