Aptitud

¿Trotar se vuelve más fácil?


Con el entrenamiento y la dedicación adecuados, trotar se vuelve más fácil.

Jupiterimages / Brand X Pictures / Getty Images

En una misión para mejorar su nivel de condición física, decide comenzar a trotar. A la mitad de tu primer trote, sin embargo, te encuentras sin aliento, adolorido y exhausto. Usted piensa: esto debe ser más fácil, ¿verdad? Si comienza lentamente y se mantiene dedicado, descubrirá que trotar no solo se vuelve más fácil con el tiempo, sino que también ofrece un entrenamiento cardiovascular efectivo y agradable.

Facilidad para correr

Uno de los mayores errores que cometen los nuevos corredores es hacer demasiado y demasiado pronto. Al tratar de soportar el entrenamiento de un corredor experimentado, en lugar de aumentar su ritmo y distancia en el transcurso de varios entrenamientos, corre el riesgo de lesionarse y es más probable que se rinda. En cambio, intente un plan de entrenamiento que incluya intervalos de caminar y trotar, con el objetivo final de trotar continuamente durante al menos 30 minutos. Si es completamente nuevo en el ejercicio, el sitio web de salud del Reino Unido NHS Choices recomienda caminar primero. Una vez que pueda completar fácilmente 30 minutos de caminata continua, estará listo para comenzar a incorporar algunos intervalos para correr en cada entrenamiento.

Se consistente

Para que correr sea más fácil con el tiempo, debes ser constante. Debido a que este es un desafío para muchos adultos ocupados, Road Runners Club of America recomienda programar sus entrenamientos en su agenda o agenda como lo haría con cualquier otro compromiso. Intente trotar al menos dos veces por semana cuando esté comenzando, y anime a un amigo a que también intente trotar. Trotar con un compañero es más divertido, y es más probable que completes tus entrenamientos programados si tienes a alguien que te haga responsable.

Prevenir Lesiones

Nada afecta más a un programa de jogging que una lesión. Las lesiones comunes que afectan a corredores y corredores incluyen fracturas por estrés; tablillas de espinilla; y dolor de pantorrilla, arco y tendón de Aquiles. Para ayudar a prevenir lesiones, la Academia Estadounidense de Medicina Deportiva Podiátrica recomienda que se caliente con 10 minutos de caminata y luego realice entre 5 y 10 minutos de estiramiento antes de cada trote. Planee realizar un enfriamiento de 10 minutos y estirar al final de su entrenamiento también. Seleccione zapatos deportivos livianos que soporten sus tobillos y arcos. Si no está seguro de qué tipo de calzado comprar, visite una tienda de zapatos que se especialice en calzado deportivo.

Consejos para recordar

Trotar no es para todos, por lo que debe consultar con su médico antes de comenzar un régimen de trote. Si tiene artritis o antecedentes de enfermedad cardíaca o lesión articular, su médico puede recomendarle caminar. Además, enfatice la seguridad, especialmente cuando corra al aire libre. No corra en áreas de alto tráfico, y tenga en cuenta que correr en una pista o superficie de tierra es más fácil en sus juntas que correr en concreto. Beba mucha agua antes, durante y después de sus entrenamientos, y trote adentro durante los calurosos meses de verano para evitar el sobrecalentamiento.

Recursos (3)