Aptitud

¿Por qué los músculos se irritan después de hacer ejercicio?


El dolor muscular después del ejercicio le sucede a muchas personas como una respuesta fisiológica normal al aumento del esfuerzo.

George Doyle / Stockbyte / Getty Images

El fenómeno conocido como dolor muscular de aparición tardía ocurre después del ejercicio, independientemente del nivel de condición física. Durante muchos años, el dolor muscular después del ejercicio se atribuyó a una acumulación de ácido láctico en el tejido muscular. Sin embargo, la investigación reveló que los niveles de lactato vuelven a la normalidad dentro de una hora después del ejercicio, por lo que otros factores son realmente responsables.

Daño durante el ejercicio

El dolor muscular se observa con mayor frecuencia después de realizar ejercicio excéntrico, como correr, entrenamiento de resistencia y ejercicios pliométricos. Estos ejercicios causan daño a las membranas de las células musculares, lo que provoca una respuesta inflamatoria. El dolor, el dolor y la hinchazón son los resultados finales del daño de las células musculares. Estos síntomas alcanzan su punto máximo dentro de uno a tres días después del ejercicio y generalmente desaparecen dentro de los siete días.

Cambios a la rutina

Aunque el dolor muscular puede ocurrirle a cualquiera, este síntoma aparece comúnmente cuando una persona comienza un nuevo tipo de ejercicio. Comenzar un programa de entrenamiento de resistencia puede provocar dolor muscular porque las fibras musculares se dañan después de trabajar más duro o de una manera diferente a la normal. Comenzar un nuevo programa de ejercicios de forma gradual y suave ayuda a prevenir y disminuir el dolor muscular. Las fibras musculares se adaptan a los nuevos movimientos con el tiempo, pero con menos daño y dolor con ajustes graduales a un régimen de ejercicio.

Efecto repetido

El efecto de ataque repetido es un método para adaptar progresivamente los músculos al ejercicio nuevo o más intenso sin causar dolor e inflamación. La repetición de ejercicios de baja intensidad durante un período de una a seis semanas antes de comenzar un régimen de mayor intensidad reduce constantemente el dolor muscular y el daño muscular inducido por el ejercicio. La introducción gradual del ejercicio, especialmente los ejercicios excéntricos, permite una mayor resistencia al daño a medida que los músculos y el tejido conectivo se adaptan.

Calentamientos importantes

Los calentamientos previos al ejercicio reducen el dolor muscular al preparar el cuerpo para el ejercicio. Un calentamiento esencialmente aumenta la temperatura muscular y la elasticidad, lo que permite contracciones musculares más eficientes. Se recomiendan calentamientos generales y específicos. Un calentamiento general puede ser correr o ejercicios generales que usan los principales grupos musculares y aumentan la temperatura central. Los calentamientos específicos imitan los patrones de movimiento de los ejercicios reales y elevan la temperatura en esos músculos en particular. Realizar ambos tipos antes del ejercicio reduce el dolor muscular y el daño.