Nutrición

PCOS y dietas


Reduzca el consumo de alimentos con alto índice glucémico para mejorar la sensibilidad a la insulina.

Medioimages / Photodisc / Photodisc / Getty Images

El aumento de peso y los problemas para perder peso a menudo afectan a las mujeres con síndrome de ovario poliquístico. El PCOS es un trastorno endocrino que ocurre cuando los ovarios producen un exceso de andrógenos u hormonas masculinas. Ocurre en 6 a 10 por ciento de las mujeres en edad de procrear, según Brigham and Women's Hospital. La dieta juega un papel central en el manejo de los síntomas del SOP, ya que la pérdida de peso mejora el desequilibrio hormonal.

Importancia de la dieta

Hasta el 80 por ciento de las mujeres con PCOS son obesas, según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. Aunque se desconoce la causa del PCOS, la resistencia a la insulina es una característica prominente y parece jugar un papel, junto con otros factores como la predisposición genética. La resistencia a la insulina se refiere a cuando su cuerpo no responde adecuadamente a la insulina, una hormona reguladora de la glucosa. Esto conduce a niveles altos de insulina, lo que puede causar un desequilibrio de otras hormonas y puede aumentar su apetito, lo que lleva a un aumento de peso.

Restricción de Calorías

Una pérdida de peso de solo 5 por ciento mejora la resistencia a la insulina y promueve el equilibrio hormonal, reduciendo los niveles de andrógenos, según Brigham and Women's Hospital. La restricción calórica juega un papel central en cualquier dieta. El objetivo es hacer cambios en la dieta para que ingiera menos calorías de las que quema su cuerpo en un esfuerzo por facilitar la pérdida de peso. Puede hacer esto cambiando de alimentos ricos en calorías a opciones bajas en calorías. Es mejor trabajar con un dietista registrado o un consejero de nutrición para crear un plan de comidas individualizado.

Beneficios bajos en carbohidratos y bajo índice glucémico

Considere seguir una dieta baja en carbohidratos o glucémica, ya que la resistencia a la insulina es una característica común de PCOS. Las dietas controladas de carbohidratos ayudan a mantener estable la glucosa y a mejorar la sensibilidad a la insulina. Una dieta baja en carbohidratos limita la cantidad total de carbohidratos que come cada día, mientras que una dieta baja en glucemia tiene en cuenta el índice glucémico en cada comida. GI es una medida de qué tan rápido y drásticamente un grupo de carbohidratos aumenta la glucosa en la sangre. El control de la ingesta de carbohidratos tiene beneficios para las mujeres con PCOS, según una revisión en la edición de abril de 2013 de la "Revista de la Academia de Nutrición y Dietética". Los autores revisaron los resultados del estudio de las dietas que utilizan diferentes composiciones dietéticas para mujeres con PCOS. Las dietas controladas en carbohidratos dieron como resultado mayores reducciones en la resistencia a la insulina y mayores mejoras en la regularidad menstrual y el estado de ánimo, en comparación con otras composiciones dietéticas.

Poniendo todo junto

Independientemente de la dieta que elija, la pérdida de peso por sí sola mejora las características de PCOS, según la revisión de "Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics". En una dieta con bajo índice glucémico, se apega a alimentos nutritivos con una calificación GI de 55 o menos. Obtener una tabla de índice glucémico ayuda a identificar alimentos aceptables. Los ejemplos de alimentos con bajo índice glucémico incluyen manzanas, peras, quinua, avena, cebada, frijoles, lentejas y arroz integral. En una dieta baja en carbohidratos, usted busca carbohidratos saludables como verduras, granos integrales, frutas, frijoles y otros alimentos ricos en fibra sin preocuparse por el índice glucémico. En general, evitará los carbohidratos refinados como el pan blanco, el arroz blanco y los alimentos hechos con harina blanca.

Ver el vídeo: Alimentación y síndrome de ovario poliquístico SOP (Julio 2020).