Deportes

Cómo ser más flexible para el fútbol


Los jugadores de fútbol requieren una excelente flexibilidad.

Comstock / Stockbyte / Getty Images

Está claro que el fútbol requiere habilidades como fuerza y ​​velocidad, pero también debes ser flexible para transformar esas habilidades en jugadas exitosas en el campo. La flexibilidad superior le permite cambiar de dirección rápidamente para eludir a un defensor o evitar un bloqueo mientras persigue a un portador de la pelota. Mantener su flexibilidad también puede ayudar a evitar lesiones. Realice algún tipo de ejercicios o ejercicios de flexibilidad cada vez que haga ejercicio o juegue.

1.

Realice estiramientos dinámicos antes de los entrenamientos, prácticas o juegos moviendo los músculos a través de un rango completo de movimiento. Estire las rodillas al caminar o correr hacia adelante mientras levanta la rodilla delantera a la altura de la cintura. Simultáneamente, bombea tus brazos como lo harías cuando corras. Haga al menos 10 zancadas con cada pierna. El ejercicio estira los glúteos, los cuádriceps, la espalda baja y los hombros.

2.

Ejecute ejercicios para mejorar la flexibilidad de su cadera, lo cual es particularmente importante para los jugadores de fútbol que frecuentemente realizan movimientos rápidos en una variedad de direcciones. Comience un ejercicio de rotación de la cadera parándose derecho con los dedos entrelazados detrás de la cabeza. Levante una rodilla hacia arriba lo más alto posible y luego gire la pierna lo más que pueda hacia un lado, manteniendo la rodilla doblada a unos 90 grados. Por ejemplo, levante y doble la rodilla derecha frente a usted. Manténgalo alto y gírelo hacia la derecha. Regrese la pierna a la posición inicial, complete cinco repeticiones y luego repita el estiramiento con la pierna opuesta.

3.

Haz estiramientos estáticos después de entrenamientos o calentamientos. Mantenga cada estiramiento durante 30 segundos sin rebotar. Para estirar sus cuádriceps, por ejemplo, párese derecho y sostenga un objeto cercano para mantener el equilibrio. Flexiona una rodilla para levantar el pie hacia tu trasero. Acércate, agarra el pie y tira del talón lo más cerca que puedas de tu trasero. Mantenga el muslo de la pierna que está estirando perpendicular al piso. Repita el estiramiento con la pierna opuesta.

4.

Realiza estiramientos en pareja en los que un entrenador o entrenador te ayuda a estirar los músculos. Para hacer un estiramiento de isquiotibiales en pareja, comience acostado en el suelo boca arriba con la pierna izquierda en el piso y la pierna derecha en el aire. Haga que su pareja se arrodille entre sus piernas o se pare y luego se incline hacia adelante. Coloque su pierna derecha sobre el hombro de su compañero, manteniendo la pierna bastante recta, pero no bloqueada. Haga que su compañero empuje la pierna lo más posible hacia su pecho, hasta que sienta el estiramiento en los isquiotibiales. Mantenga la posición durante 20 segundos y luego empuje su pierna contra la resistencia de su compañero durante 10 segundos. Haz tres repeticiones con cada pierna.

5.

Apunte su núcleo, espalda, hombros y piernas con estiramientos de gusanos de pulgada. Comenzando desde una posición de flexión, mantenga las piernas rectas y las palmas de las manos en el piso mientras arrastra los pies hacia adelante hasta que estén justo detrás de las manos. En la posición máxima, las piernas deben estar perpendiculares al piso y la espalda y los brazos deben estar rectos. Camina tus manos hacia adelante por el piso hasta que estés de vuelta en una posición de flexión. Haz una serie de 10 repeticiones.